John-Paul Flintoff

Como Cambiar el Mundo

(or, How To Change The World, in Spanish)


Si tuvieras la oportunidad, cambiaras el mundo? Claro que si. Hay muchas cosas que harias ahora mismo si tuvieras una varita magica, porque, al fin y al cabo, el mundo necesita mejorar desesperadamente.

Como Cambiar el Mundo Tanto es asi que a veces estamos echados en la cama con los ojos abiertos, dandole vueltas sin parar, preocupados por ello. Durante el dia, nos enfadamos y maldecimos todas aquellas insignificancias que nos parecen desatinadas. Y en los momentos de alegria nos permitimos sonar con un mundo paralelo que parece totalmente placentero.

Pero sea cual sea nuestra manera de ser, a menudo llegamos a la conclusion de que cambiar el mundo seria una tarea dificil, por no decir imposible, y ni siquiera lo intentamos.

Es una lastima, porque provocar activamente un cambio tambien nos beneficia como individuos: descumbrimos profundas reservas de empatia, tenemos la oportunidad de ser creativos y podemos cultivar el habito de perder el miedo. O mejor aun, resulta que cambiar el mundo provoca una sensacion de satisfaccion profunda y duradera.

El objetivo de mi libro no es unicamente ofrecer unas pocas proposiciones intelectuales que puedas asimilar. Como mejor se aprende es haciendo, y un libro como este solo es util si lo pones en practica. Mientras lees, piensa en como aplicarias a tu propia situacion lo que en el se dice, y despues intentalo.


Acerca de mi libro: El Pais Cultura

El periodista y escritor Flintoff, alto, delgado, aire a lo Hugh Grant, es de conversación apasionada sobre cualquier tema y tiempo. “Se dice habitualmente que la historia la construyen grandes hombres y así se estudia, pero no, la hacemos millones de personas al unísono”, afirma. Tenemos un papel que desempeñar cada uno, hagámoslo en vez de lamentarnos. De eso va su libro, de Cómo cambiar el mundo. Flintoff recomienda las citas a ciegas que organiza la escuela para comer en restaurantes. “El menú indica el tema de conversación en la mesa. Son muy divertidas”, dice, sentado en el aula de la escuela, un sótano decorado con dibujos en rotulador. “Esto no es un centro para ricos”, asegura. “Se trata justo de lo contrario, de cómo se pueden hacer muchas cosas sin dinero o más allá de él”.
– Lola Huete Machado


Esta es una idea encantadora – y muy bien hecho.


blog comments powered by Disqus